...... ¿QUE ES EL SISTEMA INVERTER?

Todos hemos oído alguna vez las bondades del sistema inverter en equipos de climatización, pero ¿Qué hay de cierto en esto? ¿Es un simple argumento comercial? ¿Qué es realmente el sistema inverter?.

 

Básicamente el sistema inverter, es una tecnología, que regula las revoluciones del compresor, adaptandolas a las necesidades calóricas del espacio a climatizar.

 

El corazón de un sistema de climatización, por compresión frigorífica, es el compresor, además, es el elemento que origina la mayor parte del consumo energético del equipo. Normalmente se dice que un equipo es inverter si su compresor se regula con esta tecnología.

 

Como funciona:

  • Equipo NO INVERTER: el compresor funciona a velocidad máxima para refrigerar la habitación, cuando esta alcanza la temperatura de consigna (la que hemos puesto en el termostato) el compresor se detiene. Más tarde, si la temperatura vuelve a subir, el compresor vuelve a arrancar a máxima velocidad y así sucesivamente.
  • Equipo INVERTER: el compresor entra en funcionamiento y, según la temperatura de la habitación va descendiendo y acercándose a la temperatura de consigna, un regulador de frecuencia va disminuyendo la velocidad del compresor de forma que la potencia de refrigeración que entrega el equipo se adapta a la que necesitamos en cada momento.
Ventajas del sistema inverter:
  1. Confort: Con este sistema no notaremos altibajos de temperatura que si notaríamos con el sistema convencional debido a las arrancadas-paradas del compresor.
  2. Ahorro energético: Hay dos factores que originan el ahorro energético gracias a este sistema, el primero es evitar las continuas arrancadas y paradas del sistema tradicional ya que cada arranque del compresor implica un alto consumo de energía; el segundo factor es que al funcionar el equipo a un régimen inferior al 100% su rendimiento es mayor, podemos decir que funciona más “desahogado”, por lo tanto consume menos.

 

Consejo: El sistema inverter pierde toda su eficacia y ventajas si no tenemos en cuenta la temperatura de consigna que ponemos en el termostato.

 

¿Qué es lo que NO debemos hacer?:

  • Llego a la habitación/local, tengo mucho calor y pongo el aire acondicionado al mínimo de temperatura que el termostato me permite (ej.: 18ºC), al cambo de un rato tengo frío y lo detengo, más tarde vuelvo a tener calor y lo enciendo de nuevo. En este caso estoy “pasando” del sistema inverter y volviendo al sistema convencional ON-OFF, por lo tanto pierdo todas las ventajas que hemos comentado.

Conclusión: El sistema inverter es un buen invento y siempre nos va a ahorrar energia eléctrica aunque, si no lo utilizamos de forma correcta, el ahorro no es tan grande como la diferencia de precio de compra.